Páginas

18 agosto, 2014

DIY: Creando un rincón chill out en el jardín.


    Siempre me han encantado los rincones chill out. Son tan acogedores y transmiten tanta paz y tranquilidad que son ideales para la relajación....yo quería tener uno en mi casa, así que, como el jardín todavía no lo tenía arreglado, me dispuse a crear mi propio ambiente chill out.

    Lo más importante para crear éste tipo de ambientes, es utilizar materiales lo más sencillos posibles.. Y así fue como empecé a transformar mi sencillo jardín lleno de piedrecitas en un acogedor rinconcito chill out:

   





    Lo primero que hice fue poner una base de madera en el suelo. Para ello utilicé unas tarimas de madera que habíamos usado para los escaparates de la tienda donde trabajo. Mucha gente no lo sabe, pero el material que se utiliza en los escaparates de las tiendas, al final de la temporada se vende y se pueden encontrar cosas muy interesantes a muy buen precio. Tuve que recorrer varias tiendas para comprar tarimas suficientes, pero los viajes merecieron la pena y lo mejor, el precio, 1€ cada tarima cuyas dimensiones era de 40x80cm. En ninguna tienda hubiese encontrado un precio más interesante.... ;)
    
      Coloqué las tarimas en el suelo provisionalmente y fui nivelando el terreno ya que la zona de la derecha, estaba más hundida que la izquierda, así que con un rastrillo fui desplazando las piedrecitas hacia la zona derecha hasta que quedó más o menos regular:



    Después coloqué un toldo justo encima de la zona de la tarima. Los toldos que mejor quedan para conseguir el ambiente chill out, son las típicas lonas blancas que van sujetas con cuerdas. El mío lo compré en CASA el año pasado y creo que me costó unos 20€. Hice dos taladros en la pared y le puse dos alcayatas redondas para atar dos de los extremos del toldo y los otros dos extremos los até a mi valla metálica.


    Una vez colocado el toldo, traté la madera con un protector para terrazas de madera de la marca V33 que compré en Leroy Merlin. 


    Hay que dar varias capas hasta que la madera no absorba más producto. Sirve para proteger la madera de las agresiones externas. 


    Una vez se hayan secado todas las capas del protector del suelo podemos empezar a decorar nuestro rinconcito chill out. 

    Yo utilicé unos sofás que hice el año pasado con palets:


    Es muy sencillo hacer unos sofás utilizando palets. Sólo hay que lijar y barnizar o pintar del color que queramos. Yo quise ser un poco original y pintarlos de color verde. Para los asientos, encargué en un puesto del mercado de mi pueblo, que me hicieran unos colchoncillos de espuma a medida. Les das las medidas y te los hacen perfectos a buen precio. Para el respaldo utilicé almohadas cuadradas y por último elegí una tela bonita para cubrir los colchones. La que yo elegí, es de Ikea. Es una funda nórdica con dos fundas de almohada que me vinieron genial para las almohadas del respaldo. Hice dos sofás. 

    Y éste es el resultado de mi rincón chill out: